Los niños y el sol

person Publicado por: Carmen list En: Categoría 1 access_time En: comment Comentario: 0 favorite Golpear: 169

LOS NIÑOS Y EL SOL

Protegernos del sol es muy importante para todos, pero en el caso de los niños toda precaución es poca.

Los niños menores de 1 año, no deben exponerse al sol en las horas centrales del día, de 12 a 17, y debe evitarse en la medida de lo posible en niños mayores de 1 año. El uso de sombrillas, gorras, la sombra de un árbol, pueden servirnos de ayuda, pero no es suficiente.

Por ello quiero darte 5 consejos que considero muy importantes y que espero te sirvan para tus peques:

  1. No exponer a los niños al sol antes de que cumplan 1 año

Hasta los 6 meses de edad no deben exponerse al sol bajo ningún concepto. Desde los 6 meses hasta los 3 años de edad no podríamos utilizar crema solar por lo que deberemos usar protecciones físicas, como por ejemplo gorros, sombrillas, gafas de sol, prendas de fibra sintética etc. A partir de los 3 años ya podemos usar protección solar, preferiblemente de 50 SPF, especialmente formulada para niños y resistente al agua.

  1. Evitar las horas centrales del día

De 12 de la mañana a las 5 de la tarde debemos evitar exponerlos al sol. El atardecer es la mejor hora para llevarlos a la playa y que jueguen sin peligro, con su protección solar, su gorro y una camiseta de manga corta de fibra sintética, estarán listos para jugar hasta el agotamiento.

  1. Hidratados están más guapos

Tan importante es protegerles del sol como reequilibrar su piel tras la exposición. Un buen baño con jabón suave y una buena hidratación son imprescindibles. Para mí, la línea de Ecran es mi favorita. En concreto la Mousse Reparadora para Niños es muy fácil de aplicar y tiene una textura muy agradable, y va muy bien para la piel de los niños.

  1. Hidratados por dentro igual que por fuera.

Pero no sólo las cremas son importantes. En época de calor también lo es el que beban mucha agua, coman fruta fresquita, lleven ropa ligera y tengan una buena alimentación. Todo eso también ayuda a pasar mejor el verano y disfrutar de las vacaciones.

  1. Seguir protegiéndolos del sol aunque no sea verano.

Por último, algo de lo que ya hablé en un post anterior pero que también se aplica a los niños, es que en invierno el sol sigue siendo peligroso si no se toman precauciones. Aunque el daño es menor, si no nos protegemos con solares ligeros y la equipación adecuada en caso de ir a la nieve o salir un día muy nublado los más pequeños pueden sufrir daños en la piel, en las capas más profundas, a causa de los rayos UVA y UVB.

Estar bien informados y conseguir una buena rutina nos puede evitar situaciones desagradables y una vez nos acostumbremos ya no tendremos que preocuparnos por nada.

¡Lávate los dientes y échate crema solar!

¿Y vuestros peques? ¿Ya tienen sus propias rutinas? ¿Qué tal se portan en el “momento crema solar”? ¿Cuáles son vuestras favoritas?

¡Comenten, comenten!

Comentarios

Deje su comentario